jueves, 7 de febrero de 2008


En el Casino Xalapeño y pese a la huelga del Setsuv

Ofreció concierto la Orquesta
de Guitarras de Xalapa

Jorge Vázquez Pacheco

La actividad artística de la Universidad Veracruzana (UV) se mantiene vigente pese al paro de labores convocado por el Sindicato Estatal de Trabajadores al Servicio de la Universidad Veracruzana (SETSUV). Uno de los recintos que abre sus puertas al arte musical y a disposición de la programación de difusión cultural universitaria es el Casino Xalapeño, donde martes a martes se llevan a efecto actividades de la naturaleza citada.

Ubicado sobre la céntrica calle de Gutiérrez Zamora, el Casino Xalapeño es el magnífico recinto al que concurrió el pasado martes la Orquesta de Guitarras de Xalapa, que fundó en 1995 Alfonso Moreno y que se erige como uno de los organismos musicales más sorprendentes surgidos en los últimos años.

En esta ocasión bajo la batuta de Órvil Paz, la Orquesta de Guitarras de Xalapa –organismo adscrito a la Secretaría de Educación de Veracruz– ofreció un programa que se destaca por su originalidad y buen gusto.

De paso, la agrupación puso de manifiesto su extraordinaria capacidad convocadora, ya que logró un lleno absoluto pese a la escasa difusión promocional. El programa se integró de la siguiente forma:

Fanfarria de Jean-Josep Mouret, en arreglo de Roberto Aguirre; Concierto para flauta, guitarra y cuerdas en sol mayor de Antonio Vivaldi, con los solistas Yander Amín en la guitarra, Jorge González en la flauta y Luisa González Pardo en el bajo continuo.

Después de un breve intermedio, la Orquesta de Guitarras continuó con un movimiento de la Sinfonietta de Aldo Tercero; Country song de Ernesto Lunagómez y la Suite para cuatro guitarras de Armando Lavalle. Hacia esta parte, los arreglos fueron de Rocío Vidal.

Órvil Paz, quien además se desempeña como catedrático en la Facultad de Música de la UV, tuvo el buen tino de comentar un poco en torno de las obras que se presentaron en la parte complementaria del concierto; hizo hincapié en que la Sinfonietta ha sido escrita específicamente para la Orquesta de Guitarras por quien ahora es el pianista titular de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, Aldo Tercero.

“Se trata de una obra que no hemos tocado completa por faltar algunos detalles a la partitura”, mencionó Paz. El movimiento interpretado, denominado Medusa melodis, es una pieza totalmente contrapuntística y de enorme atractivo para el oído.

Finalmente, Órvil recordó a Armando Lavalle como uno de los maestros que ha nutrido de manera significativa el acervo para la guitarra.

Lavalle, cuyo árbol genealógico se ubica en la ciudad serrana de Misantla, ya no conoció a la agrupación fundada por Moreno, pero su obra ha sido motivo inspirador y de la misma se han hecho arreglos varios.

La respuesta por parte del público fue muy conmovedora, pues ocupó en su totalidad los asientos disponibles y aplaudió ruidosamente cada una de las interpretaciones de la Orquesta de Guitarras.

No hay comentarios: