viernes, 8 de febrero de 2008




Emprenderá un proyecto con esta empresa de hongos
UV y la empresa Rioxal apoyarán
economía de familias de El Conejo


Los pobladores participarán en un proyecto comprobado para cultivar y vender champiñones por más de 15 años

Alma Espinosa

En los próximos meses la calidad de vida de por lo menos 25 familias de la comunidad El Conejo, municipio de Perote, mejorará considerablemente, ya que la Universidad Veracruzana (UV) las respaldará para que emprendan un proyecto junto con la empresa Hongos Rioxal para cultivar y vender champiñones, informó el rector Raúl Arias Lovillo.

Durante una visita que realizó a las instalaciones de Rioxal, acompañado por habitantes de El Conejo, académicos, directores de facultades y empresarios del estado, el Rector de la UV afirmó que con los conocimientos de los universitarios de todas las áreas académicas y la certeza de la empresa, se transformará favorablemente la vida de las personas que ingresen al negocio productivo del champiñón.

Como un ejemplo de la distribución social del conocimiento que la UV impulsa, los pobladores participarán en un proyecto comprobado por más de 15 años, cuyo fin será que instalen invernaderos para colocar el sustrato y las semillas que darán vida a los hongos, cuya nobleza radica en que su proceso de producción dura solamente tres meses. El material y capacitación se los proporcionará la empresa que les comprará el producto final.

Juan Carlos Sucarrats, director de la empresa Hongos Rioxal, dijo que con la participación de la comunidad de El Conejo iniciará una nueva generación de personas dedicadas al cultivo del champiñón. Adelantó que ya se analizan las posibilidades de que su participación se amplíe porque la papa cambray que se cosecha en la comunidad puede ser comercializada en grandes tiendas departamentales como Sams y Wallmart.

Mientras este proyecto se logra, el empresario explicó a los pobladores –quienes en todo momento se mostraron muy interesados y animados a emprender una nueva aventura– que al inicio no será fácil pero que paulatinamente irán llegando los frutos de su trabajo, que deberá ser intenso y similar a la crianza de un hijo porque requiere de alimentación, cuidado y cariño.

Acompañado de Francisco José Fernández, director de Vinculación General de la UV; David Bouchez Gómez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, y Héctor Galindo Delfín, director para el Desarrollo de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, recordó que ya han pasado fuertes crisis en su empresa por errores de organización y control, de los que aprendió para crecer y madurar: “Ya encontramos el camino y por eso me atrevo con honestidad a acercarme a la UV porque sé que puedo contribuir”, expresó el empresario.

Al respecto, doña Silvia, coincidió con los habitantes de El Conejo, al manifestar que en otras ocasiones no han visto grandes resultados de los apoyos ofrecidos; sin embargo, están entusiasmados por esta nueva oportunidad que aprovecharán al trabajar diariamente junto con sus familiares. Patricia Faisal León, presidenta del Voluntariado de la UV, les comentó que con el compromiso de todos llegará el éxito.

Luego de conocer diferentes experiencias exitosas de agricultores, los visitantes escucharon a María del Carmen Lara Mora que trabaja junto con Juan Carlos Sucarrats desde hace 10 años. Ella ha abierto el camino para que poco más de 50 mujeres trabajen en el corte y limpieza del champiñón y de otras verduras para elaborar productos en escabeche. Esto ha significado a las mujeres un ingreso adicional para sus familias. Anunció que requieren el apoyo financiero externo para conseguir maquinaria porque hasta el momento todo lo realizan de forma manual.

No hay comentarios: