miércoles, 13 de febrero de 2008

Pueden universidades hacer investigación
nutricional de vanguardia, señalan expertos



*Este campo de investigación es acaparado por las compañías farmacéuticas: especialistas
*Invitan a los estudiantes para que exploren esta vertiente de los alimentos


David Sandoval

Es muy factible para las universidades realizar investigaciones orientadas hacia la búsqueda de propiedades nutritivas y curativas de distintos cultivos, aunque en la actualidad dicha tendencia sea acaparada por las grandes compañías farmacéuticas, manifestaron expertos en el XIII Congreso Mundial en Nutrición Clínica, organizado por la Universidad Veracruzana (UV) y el Colegio Internacional de Nutrición (ICN, por sus siglas en inglés).

El evento contó entre sus actividades con la mesa “Investigaciones en el mejoramiento de plantas medicinales”, donde en una presentación colectiva los investigadores Surya N. Acharya y Sharokh Khanizadeh, miembros del centro de desarrollo de producción sustentable en agricultura y agroalimentos de Canadá, y James E. Thomas, académico de la Universidad de Lethbridge, trataron el cambio en la composición bioquímica de semillas de fenogreco por medio de distintos sistemas de riego.

El proyecto parte de la dificultad en determinar los valores nutricios y propiedades médicas que pueden tener las variedades cultivadas en suelo canadiense, por ello la investigación se ha enfocado en un nivel biomolecular, explicó Surya N. Acharya.

El fenogreco es una semilla proveniente de Europa que actualmente se cultiva en amplias regiones de Asia e India y es utilizada como condimento; no obstante, estudios recientes han encontrado propiedades medicinales que se aplican en tratamientos para curar la arterosclerosis, diabetes y altos niveles de colesterol.

“Se debe invitar a los estudiantes a que aborden este tipo de investigación, ya que es imprescindible realizar pruebas en estudios clínicos y sus efectos en la salud de las personas si vemos que algunos compuestos o nutrientes provocan algún cambio en los pacientes”, subrayó James E. Thomas.

Quienes están desarrollando estos proyectos son las compañías farmacéuticas, añadió el investigador; además, son muy sigilosas respecto de sus proyectos; “así están patentando diversos procedimientos, por ejemplo con este tipo de semilla, que crece en todas partes, nadie puede saber qué tipo de experimentos están realizando, explicó el doctor Acharya.

Las compañías no explican qué tipo de procesos se llevan a cabo para obtener sustancias, continuó; “como nutriólogo y como científico es importante saber todo esto y deberíamos desarrollar estudios en alimentos para modificar la concentración de antioxidantes y otros compuestos de importancia para la salud”.

Los académicos, estudiantes e investigadores deben tener la mente abierta a involucrarse en este equipo multidisciplinario, ya que una disciplina no puede resolver todo lo que demanda este tipo de trabajo, recalcó Acharya.

Hemos continuado nuestros estudios, apuntó James E. Thomas, con plantas que ya se ha comprobado que tienen beneficios a la salud y después continuamos la búsqueda sobre cómo potencializar estos compuestos en los productos alimenticios.

Sin embargo, existen diferentes visiones sobre la modificación molecular de los alimentos, detalló Thomas; cuando son procesados los alimentos funcionales como el café, “se pueden tener en la naturaleza compuestos bioquímicos únicos y que se buscan reproducir por medios industriales, esto es cuestión de los productores de alimentos pero incide en las investigaciones a nivel mundial, ya que de modificarse la composición de alguno de estos productos, por medio de la bioquímica y química biomolecular podemos tratar de entender por qué están funcionando de esta manera”.

No hay comentarios: