lunes, 4 de febrero de 2008

Descartan a emigración como
alternativa ante eventual recesión en EU
El investigador Gerardo González advirtió que la emigración hacia Estados Unidos no será una opción para mitigar los efectos de una posible recesión, pues en ese país se originan los problemas económicos que podrían impactar a México.

El experto del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) expuso que la relación de México con la Unión Americana hace que la economía sea frágil pues casi 80 por ciento de las exportaciones tienen como destino ese país.

Al hacer un análisis del impacto que tendría en el mercado de trabajo mexicano una recesión estadounidense explicó que deben tomarse en cuenta las variables que en México componen a ese sector.

Precisó que el mercado laboral mexicano está conformado por los trabajadores que no encuentran empleo, los que tienen trabajo formal, los que caen en la informalidad y hay una gran cantidad que no se ubica en ninguna de las variables anteriores y que deben emigrar.

Por ello los emigrantes son otro elemento que conforma el mercado laboral, pues a pesar de que no se colocan en su país de origen lo hacen en otra nación y eso significa ingresos para las familias que permanecen en las comunidades de origen.

Las variables del mercado de trabajo dependen de las condiciones económicas del país, ya que cuando existe crecimiento del Producto Interno Bruto se incrementan los empleos formales.

Este tipo de empleos son los que brindan estabilidad, remuneración justa, condiciones de trabajo, prestaciones y sobre todo inscripción al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o cualquier otro sistema de seguridad social.

En ese caso se reducen los empleos informales y el subempleo, que son aquellos que no ofrecen estabilidad, que sus actividades son irregulares, que no ofrecen salarios justos y menos aún pueden dar acceso a algún sistema de seguridad social.

Esos integrantes de la informalidad o del subempleo son aquellos que ya pasaron algún tiempo en el desempleo y es lo que el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) da a conocer como la tasa de desempleo abierta.

De acuerdo con datos del IMSS, en 2007 se registró la generación de 785 mil empleos formales; sin embargo, esos mismos datos muestran que 60 por ciento de ellos son temporales, refirió el investigador.

Opinó que eso le quita la característica de un empleo formal, que debe ser bien remunerado, estable, con prestaciones laborales y muchas otras características; al ser temporal se le resta valor pues en breve el trabajador volverá a estar en el desempleo.

González Chávez dio a conocer que datos recientes de las personas que vienen de vacaciones en fin de año apuntan que la situación para el regreso de los indocumentados será mucho más complicada.

Ello porque el costo del traslado y el cruce se incrementa y la situación es muy difícil porque encontrar empleo en Estados Unidos será más difícil, pues han recibido noticias de que varias empresas que los contrataban han cerrado sus puertas o se han declarado en suspensión de actividades.

Las características de los trabajos que obtienen los mexicanos en la Unión Americana han cambiado; antes eran campesinos que se dedicaban a la cosecha y a la pizca, ahora la mayoría de ellos -70 por ciento- trabaja en la construcción.

Eso complica aún más las expectativas de los trabajadores mexicanos, pues se habla de que en el vecino país del norte la industria de la construcción es impulsora de otras 40 ó 50 industrias.

El investigador agregó que por el momento es difícil estimar el daño económico que sufriría México por una eventual recesión de Estados Unidos, pero comienzan a sentirse los efectos de esa situación que seguramente se reflejarán en los reportes oficiales de marzo.

No hay comentarios: